Resplandor de Madres

Poemas dedicados a las Madres de Plaza de Mayo filial Neuquén y Alto Valle.

Ediciones Vigilias
Neuquén 2015

A 38 años de la primera marcha que realizaron las Madres de Plaza de Mayo, en ese paseo histórico, para reclamar por sus hijos desaparecidos durante la última dictadura militar, el periodista y escritor Pablo Montanaro homenajea a Inés Ragni y Lolin Rigoni, dos de las Madres de Plaza de Mayo de la filial Neuquén y Alto Valle que continúan con enorme coraje luchando por la verdad y la justicia, postura que bien refleja el autor en los siguientes versos de este libro: “exigen memoria/y no hay nada que las haga parar/ ni la muerte de sus hijos/ ni la muerte de los treinta ml/ furia que no resigna la memoria”.

Entrevistas

Entrevista en la revista Machete, Neuquén, lunes 18 de mayo de 2015.
http://www.revistamachete.com.ar/pablo-montanaro-presenta-hoy-lunes-libro-de-poemas-dedicado-a-las-madres-de-neuquen/

Entrevista en A Diario, programa de Radio y Televisión del Neuquén.
https://www.youtube.com/watch?v=–BlMcrgB_E

Entrevista en Amanece que no es poco, programa Radio Del Plata, Neuquén.
http://radiocut.fm/audiocut/montanaro-presenta-su-ultimo-libro-resplandor-de-madres/

Entrevista en Antena Libre, FM Universitaria Fadecs Uncoma.
http://www.antena-libre.com.ar/2015/05/07/resplandor-de-madres/

Entrevista en Servicio Informativo, programa radio Sayhueque, Centenario.
http://servicioinformativosayhueque.blogspot.com.ar/2015/05/hoy-se-presentara-resplandor-de-madres.html

Nota de Alba Suárez publicada en LM Neuquén, 25 de mayo de 2015.
http://www.lmneuquen.com.ar/noticias/2015/5/25/pablo-montanaro-presento-en-la-unco-resplandor-de-madres_255056

Comentario

Palabras para la presentación del libro “Resplandor de Madres”, de Pablo Montanaro.

Por Gerardo Burton (poeta y periodista), Neuquén 18 de mayo de 2015.

Hay un proverbio chino que dice que cuando un dedo señala la luna, los necios miran el dedo. Permítanme entonces, en esta presentación del libro “Resplandor de mdres”, navegar un poco en la necedad. No quiero ir ahora a eso que estos 24 poemas compuestos por Pablo Montanaro señalan sino a su interior, a las palabras, los hechos y las imágenes con que cada verso, cada texto fue edificado. Porque hay una construcción en la voluntad de todo autor, hay una intencionalidad que se expresa y hay otra que se guarda, que subyace mientras discurren las palabras. En este caso hay hechos que se explican por sí mismos, y ésa es la superficie. Y debajo: ¿qué hay? ¿y qué hay detrás? O ¿qué hay antes?, y ¿qué habrá en los años que vienen?

Eso es lo que ocurre con la poesía: las varias dimensiones que se entrecruzan en las realidades a que aluden las palabras: porque está lo que hay ahora, y son juicios, algunas justicias realizadas, alivios recuperados y ausencias que nunca serán reemplazadas, sustituidas. Vacíos que nunca serán llenados por más reparación o resarcimiento que haya. Eso hay detrás, eso hay antes. ¿Y para adelante?:los efectos del “nunca más” definido en el corte del presente, los efectos de esta reparación hoy alcanzada, que incluya con memoria, con verdad, con justicia.

Esto es lo que Montanaro construye con sus palabras. Y algunas de esas palabras establecen parejas de contrarios, dicotomías. Señalan dos lados de una realidad, como lo siniestro y lo glorioso, como lo inhumano y lo humano. Y no estoy hablando de cuestiones maniqueas o binarias. Bastante binario es ya nuestro mundo de hoy. No: estoy hablando de esos pares que se enfrentan como espejos; el primero: resplandor/sombra. Y luego: brillo/oscuridad y, finalmente, llegamos a uno que mueve y conmueve, a una pareja de palabras que lo dicen todo memoria/olvido. Aquí quizás deje de navegar un poco la necedad para ir hacia donde apuntan estos textos.

Cada palabra, cada término de los pares expresa esta realidad en conflicto, en lucha, que es la historia. El resplandor es ese ramalazo de luz que atraviesa los textos, y es el resplandor del pañuelo, el de la brasa que permanece bajo la ceniza, en espera de ser alentada nuevamente para alumbrar y dar calor. A la luz de esa llama no puede negarse la verdad, eso está diciendo Pablo Montanaro cuando habla del “resplandor de la ausencia”. Si nos fijamos en estas cuatro palabras, el poeta nos señala que ese aparente vacío está ocupado por una luz tal que es imposible ignorarla o eludirla. Y si nos fijamos bien, eso es lo que hicieron las Madres estos años: ocuparon el lugar de la ausencia desde la intemperie, desde la indigencia. Y esa fue su fortaleza, precisamente.

Y permítanme presionar un poco más en el sentido de estas palabras. El resplandor y el brillo pueden referirse también a la luz del Valle, una luz como pocas: nítida, diáfana y pura, donde lo oculto pierde su escondite y lo que se escamotea se distingue en primer plano porque las sombras son puestas en su lugar. La luz, entonces, es un elemento integrador.

El libro, según me comentó Pablo Montanaro, nació durante la cobertura periodística que hizo de los juicios de la verdad y a partir de fotografías. Entonces, fijémonos como los dos oficios de Montanaro confluyen en este libro. La fotografía no es un testimonio o una ventana y el texto no es un epígrafe de la foto, aunque nazca como eso. El poeta deja su piel de periodista y dialoga con los grandes poemas sobre el tema, y entonces pensamos en Juan Gelman, en los textos de Zito Lema, en esos textos arrancados a la desaparición que se publicaron en el volumen Palabra viva y recuperaron la obra inicial e iniciada por los secuestrados y desaparecidos por la dictadura.

Vuelvo a las palabras: no es cierto que una imagen valga mil palabras. Yo me preguntaría por qué no al revés: por qué una palabra no vale mil imágenes. Porque en este caso el crecimiento del sentido es exponencial; la condensación de significado es tal que desborda todo continente. Y es así: veamos:

Poema 13

memoria/
exigen memoria
y no hay nada que las haga parar
ni la muerte de sus hijos
ni la muerte de los treinta mil
furia que no resigna lamemoria
que no se cae por la derrota.

Las palabras de Pablo Montanaro edifican un mundo en torno del resplandor de los pañuelos, de los fogones de la lucha, de los diálogos y los discursos que hacen de la lengua el primer lugar de lucha, la trinchera inicial.

Montanaro también resiste: su poesía es la resistencia. Las palabras, como en los viejos y queridos testamentos bíblicos, son acciones. Es decir, que si una palabra no está fundad en una acción, resulta vacía. Y, al revés, si la acción no tiene palabra que la explique, parece a veces ininteligible.

Por eso la luz, el resplandor, la memoria no son términos ornamentales o metafóricos. Cada vez menos es música vana. Cada vez más es poesía porque sí.

Poema 24

contrapunto del destino
la desgarrada noche pesa
sobre ellas
envuelven el eterno espíritu de lucha y compromiso
la sombra escrita por las piedras
esquirlas de la vida
lágrimas que pertenecen a sus purezas
la lluvia sigue bajando sobre ellas
que no detienen su andar
traspasan los muros de la noche
los ruidos del dolor
callan los fuegos del sur
la dura soledad cuando el alma tiembla
y vuelan los rocíos de los compañeros muertos
bajo el sol del otoño.

Pablo Montanaro

Sobre Pablo Montanaro

Pablo Javier Montanaro nació en la ciudad de Buenos Aires, Argentina, el 3 de julio de 1964. Desde fines de mayo de 2004 reside en la ciudad de Neuquén.
Leer más...

Últimos trabajos

Contactarse

Volver a arriba