Osvaldo Soriano: Los años felices en Cipolletti

Ediciones Vigilias
Neuquén, 2012

Las páginas de este libro recorren la vida de Osvaldo Soriano cuando con 10 años llegó junto a sus padres a Cipolletti, hasta su partida de esta ciudad rionegrina a mediados de la década del 60.

El escritor y periodista Pablo Montanaro siguió los pasos de aquel pibe que soñaba convertirse en goleador de San Lorenzo de Almagro mientras se subía al peral de su casa en la esquina de Alem y Mengelle, a través del recuerdo de los amigos que compartieron ese tiempo de infancia y adolescencia como también la palabra del propio Soriano quien, ya reconocido novelista, rememoró anécdotas, hechos, encuentros y desencuentros de aquel tiempo.

Además de haber sido fuente inagotable y escenario de sus mejores relatos, la Patagonia y, especialmente, ese tiempo vivido en Cipolletti fue para Soriano una etapa que siempre recordó con alegría y que lo inspiró posteriormente a escribir maravillosos relatos, a contar historias en las páginas de los diarios en los cuales volcó su talento. Ejemplo de ello, las historias de Cuentos de los años felices que con sabiduría, humor y nostalgia dan cuenta de la presencia de su padre, la infancia y sus juegos, la primera novia y la pasión futbolera. Sin dejar de lado, sus novelas No habrá más penas ni olvido y Cuarteles de invierno –que fueron llevadas al cine- están ambientadas en Colonia Vela, un hipotético pueblo muy parecido al Cipolletti de su juventud.

Osvaldo Soriano se fue de esa ciudad con demasiadas penas y olvidos. Dejó rastros de una niñez feliz que, décadas después, hicieron que volver nunca fuera tarea sencilla.

Más información

La memoria es una materia exquisita

Programa Charlas de Café con Daniel Vico, TV COMUNITARIA DE CIPOLLETTI

En el ciclo “Libros y cultura”, Canal 7 de Neuquén

Comentarios

Anoche estuve en la Feria del Libro en Cipolletti y compré el recién estrenado libro: “Osvaldo Soriano: los años felices en Cipolletti”, de Pablo Montanaro.

Me lo devoré esta mañana de un tirón, con muchas ganas. Es un libro lleno de nostalgia, repleto de anécdotas, con fotos de la época, que retrata la vida del famoso escritor en los 50 en el Alto Valle de Río Negro y Neuquén. Tenía entonces entre 10 y 19 años.

Se vale especialmente de los testimonios de sus amigos cipoleños de la época, que cuentan sus peripecias como futbolista del montón, hijo de un empleado de Obras Sanitarias, estudiante no muy aplicado de la ENET Nro 1 de Neuquén, apasionado de las motos, habitante de esa hermosa casa en Mengelle y avenida Alem…

En esa casa resiste todavía hoy el gran peral Rosebud al que Soriano se trepaba para contarle sus secretos.

“Además de haber sido fuente inagotable y escenario de sus mejores relatos, la Patagonia y, especialmente, ese tiempo vivido en Cipolletti fue para Soriano una etapa que siempre recordó con alegría y que lo inspiró posteriormente a escribir maravillosos relatos, a contar historias en las páginas de los diarios en los cuales volcó su talento”, anuncia la contratapa.

El libro hace un buen contrapunto con “Cuentos de los años felices”, donde el propio Soriano narra -mitad realidad y mitad ficción- aquellas historias inolvidables de la Norpatagonia argentina.

Alejandro Rost
Cipolletti, 8 de octubre de 2012.

Pablo Montanaro le escribe a Osvaldo Soriano. En la soledad de su trabajo pareciera invitarlo de nuevo al entrañable Gordo a pasear, otra vez, en moto por las calles de Cipolletti de los años 50. De alguna forma, busca en sus raíces la identidad de una de las figuras trascendentales de la literatura argentina.

Cada palabra busca evitar arrastrarse por la vorágine del periodista y describe con precisión, las voces que construyen su personaje. Con la experiencia de la redacción, busca las fuentes en el propio testimonio de los protagonistas. Fotos, entrañables recuerdos y apreciaciones personales se cuelan por el filtro de la inspiración.

La narración toma por momentos la respiración de un fanático del fútbol, que espera una victoria que cambie su suerte. En el Peral de Mengelle, todavía se puede sentir la ansiedad de Osvaldo Soriano leyendo con desesperación el último ejemplar de El Gráfico, que llegaba de Buenos Aires muy tarde. Las mujeres son todas ellas en él una nostalgia que suena como eco por la plaza de Colonia Vela.

Pablo Montanaro con paciencia, construye su relato a través de los ojos del escritor. El viento levanta la tierra y suena contra la memoria como un pan duro, una mirada al espejo, una alucinación de crack tratando de sortear a los soldados de la gramática y a los finales de novela.

Osvaldo Soriano: los años felices en Cipolletti es un testimonio de admiración y de constante devenir de imágenes. El Gordo Soriano rebelándose de su narrador, con su sonrisa, aparece en las páginas del libro, jugando solo contra un equipo completo y convirtiendo el gol de su vida en Barda del Medio. Por un par de noches ganadas al destino y un manojo de flores amarillas de Alemania oliendo al amor de una mujer joven que se rinde en un cine de Cipolletti, Pablo Montanaro negocia con el tiempo, la vuelta del infatigable goleador de la primera de San Lorenzo de Almagro, a la primera plana de los diarios.

 Santiago Ocampos
Cipolletti, agosto de 2012.

Conmovedor

Volviendo de los Estados Unidos, y por diferentes razones, la verdad es que últimamente no he estado tan lector como hubiese querido. Pero sí leí algunos libros que me parecen compartibles.

Entre ellos, “Osvaldo Soriano: Los años felices de Cipolletti”, un interesante trabajo del escritor y periodista cipoleño Pablo Montanaro. El texto, que por momentos es conmovedor, reconstruye los primeros años del querido Soriano, su infancia rionegrina, sus amistades y sobre todo su pasión futbolera. No es fácil de conseguir, pero los fanas del “Gordo” sabrán encontrarlo. (Ediciones Vigilias).

Mempo Giardinelli
http://cosario-de-mempo.blogspot.com.ar/2013/03/lecturario-8.html
Domingo, 17 de marzo de 2013.

Pablo Montanaro

Sobre Pablo Montanaro

Pablo Javier Montanaro nació en la ciudad de Buenos Aires, Argentina, el 3 de julio de 1964. Desde fines de mayo de 2004 reside en la ciudad de Neuquén.
Leer más...

Últimos trabajos

Contactarse

Volver a arriba