Comentarios

Puntuación fantasma

El ir y venir de las múltiples y enriquecedoras vivencias inclinan el alma del poeta hacia la veraz escritura de aquello que se presenta como lo inasible, y que sin embargo, puede ser voz y canto, de alguna manera: ‘Suena el instante de la lejanía/ en un poema escrito/ mientras uno se hamaca en medio de la vida/ y todo lo vivido acude/ ahora/ delineando el reverso del atardecer’ (del poema Evidencias). Amor es la palabra que aparece como núcleo, capaz de pronunciar y fundar; la sola mención del término da sentido a esa marea, a ese oleaje, que es la vida de todos los hombres. Y se hace necesario ‘descubrir en la escritura/ el rastro de las visiones’ dice Pablo, porque el poeta bucea en la interioridad, y la búsqueda intensa da lugar a una mirada visionaria e íntegra. Su verso está configurado por una especie de puntuación fantasma, que actúa como elemento cortante y a la vez, afirmativo; este procedimiento -característico de todo el discurso poético de Montanaro- otorga a la estructura una particular contundencia que apoya al plano conceptual. No se hallan ajenas a su escritura las enumeraciones y la aglutinación de signos aparentemente opuestos.

La calidez de su poesía se encuentra a menudo concentrada en uno o dos vocablos que obran como punto de reunión en cada poema: ofrenda, metáfora del suelo, exacto arco iris, puro amar, tierno oleaje, entre otros.

Poesía cercana a los herméticos y a los surrealistas, pero con el personal y delicado acento de este escritor de oficio”.

Nora Didier de Iungman
Suplemento El Litoral, Santa Fe, 27 de Mayo de 2000.

Pablo Montanaro

Sobre Pablo Montanaro

Pablo Javier Montanaro nació en la ciudad de Buenos Aires, Argentina, el 3 de julio de 1964. Desde fines de mayo de 2004 reside en la ciudad de Neuquén.
Leer más...

Últimos trabajos

Contactarse

Volver a arriba